inicio
colección de arte argentino contemporáneo
Antonio Berni

Juanito pescando
De la serie de Juanito Laguna
1962
xilocollage
194 x 145 cm
Firmado sin fecha
Ingresa al museo en 1963. Donación Domingo Minetti y Gonzalo Martinez Carbonell.
Núm. de registro: 1544
Núm. de inventario: 46567-04

Juanito bañándose
De la serie de Juanito Laguna
1961
xilocollage
162 x 117 cm
Firmado sin fecha
Ingresa al museo en 1963. Donación Domingo Minetti y Gonzalo Martínez Carbonell.
Núm. de registro: 1543
Núm. de inventario: 46566-06

Juanito cazando pajaritos
De la serie de Juanito Laguna
1961
xilocollage
174 x 128 cm
Firmado sin fecha
Ingresa al museo en 1963. Donación Domingo Minetti y Gonzalo Martínez Carbonell.
Núm. de registro: 1540
Núm. de inventario: 46563-01

Juanito con pescado
De la serie de Juanito Laguna
1961
xilocollage
169 x 126 cm
Firmado sin fecha
Ingresa al museo en 1963. Donación Domingo Minetti y Gonzalo Martínez Carbonell.
Núm. de registro: 1542
Núm. de inventario: 46565-08

Composición
1937
óleo sobre arpillera
87,5 x 116 cm

Retrato
c.1935
óleo sobre tela
50 x 71 cm

Suburbio
1937 (Jujuy)
acuarela
23 x 138 cm

Retrato de Eva Clara Firpo de Muñiz
1949
óleo sobre tela
75 x 105 cm

Los cinco grabados de la serie de Juanito Laguna realizados por Antonio Berni entre 1961 y 1962, Juanito con pescado, Juanito bañándose, Juanito cazando pajaritos, Juanito pesca con red y Juanito pescando recibieron el premio oficial de grabado en la XXXI Bienal de Venecia en 1962 y fueron donados al museo Castagnino por Domingo Minetti y Gonzalo Martínez Carbonell, dos importantes coleccionistas de arte de la ciudad, en ese mismo año.

Antonio Berni nace en Rosario en 1905. Realiza sus primeros estudios de dibujo en la Academia de Arte del Centre Catalá, junto a dos artistas inmigrantes: Eugenio Fornells y Enrique Munné.
En 1920 lleva a cabo su primera exposición individual. En 1925 parte a Europa gracias a una beca que le otorga el Jockey Club, primero reside en Madrid y luego en Paris, donde concurre al taller de André Lhote y al de Othon Friesz. Regresa en 1930 junto a su mujer y su hija, y dos años mas tarde expone sus collages surrealistas en Buenos Aires, en Amigos del Arte.
En 1933, instalado en Rosario, lidera como director al grupo de artistas rosarinos constituidos en la Mutualidad Popular de Estudiantes y Artistas Plásticos. Luego de llegar a su país inquieto y lleno de novedades, alienta a los artistas jóvenes a expresar su disconformidad, a utilizar el arte como medio de denuncia social. En este mismo año  Siqueiros llega a la Argentina, visita Rosario y diserta en la Mutualidad sobre el realismo, el arte americano aborigen, la revolución, la militancia y el arte comprometido. En Buenos Aires, el artista mexicano pinta junto a Berni un mural en la casa de Natalio Botana, director del diario Crítica.
La situación política, social y económica de la década del 30 inclina a Antonio Berni hacia una pintura realista, de tono crítico, marcada por su identificación con las ideas políticas socialistas. En 1944 Berni, Castagnino, Colmeiro, Spilimbergo y Urruchúa crean el Taller de Arte Mural.
Desde 1946, el clima político del país obliga a este artista a optar por un discurso menos directo y pinta los habitantes del interior del país y sus condiciones de vida, impregnado de las imágenes de los viajes realizados por Sudamérica desde 1941.
Desde los 50 comienza a acercarse a las propuestas informalistas e incorpora materiales de desecho en sus pinturas. Los temas relacionados con el suburbio y las condiciones de vida de los sectores marginales continuaron en la obra de Berni de esta década inspirados por sus viajes frecuentes a Santiago del Estero, de los cuales resultaron apuntes, dibujos y pinturas que constituirían el antecedente del lenguaje nuevo y personal que el artista desarrollaría en los años 60, impregnando con nuevos valores estéticos los significados que lo inquietaban desde los años 30.
La primera imagen conocida de Juanito Laguna ha sido datada en 1956. Es una aguada en la que aparece “un niño delgado que carga un baldecito y una cacerola, símbolos del juego y de las necesidades. Berni retrató muchos niños durante sus viajes a Santiago del Estero o a los suburbios de Buenos Aires, pero sólo bautizó a este retrato con un nombre y un apellido: Juanito Laguna”. (1) Este significaba para Berni una figura arquetípica: “(...) a Juanito Laguna lo veo y lo siento como arquetipo que es; arquetipo de una realidad argentina y latinoamericana; lo siento como expresión de todos los Juanitos Laguna que existen (...)”. (2) Juanito encarna la denuncia atemperada por la inocencia del transcurrir de su propia vida y el artista narra escenas de su historia y lo representa junto a su perro, remontando un barrilete o pescando, instalado en un cúmulo de objetos con la gran ciudad de fondo, símbolo de un progreso que parece no incluirlo.
Berni exhibe por primera vez pinturas-collage con el tema de Juanito Laguna en 1961 en la galería Witcomb. Si bien el artista ya había utilizado el collage en sus composiciones surrealistas de los 30, aquí conceptualiza lo que él mismo llamaría el “reciclaje”, evocando el relato de la marginalidad a través del agregado de restos de objetos y asumiendo una visión crítica en el marco de las interpretaciones optimistas de la sociedad de consumo por parte del arte pop. La idea del collage la mudó luego a la gráfica, creando los xilo-collages a través de la incorporación de objetos (piezas de desecho metálicas en su mayoría) a un taco de madera de gran formato, inciso con gubias a la manera de la xilografía tradicional, que luego entinta e imprime, logrando la construcción de texturas con desechos. Berni explica que “los grandes xilo collages (...) ya contienen el concepto de reciclaje, término que significa dar al producto usado, que aparentemente no sirve mas, una nueva función por la cual deja de ser un resto inútil” (3)
Estos cinco xilo-collages integraron el envío del conjunto de obras de Berni a la XXXI Bienal de Venecia junto a 10 pinturas y cinco dibujos a tinta, todos con el tema de Juanito Laguna, seleccionados en 1962 por el jurado argentino establecido para tal fin.
Hacia mediados de los 70, Berni comienza un nuevo ciclo de pinturas y collages en los que renueva su lenguaje una vez más, poblando sus paisajes urbanos marginales con personajes grotescos, vulgares y anónimos.
Antonio Berni muere en Buenos Aires en 1981.

Bibliografía:
AAVV, Antonio Berni a 40 años del Premio de la XXXI Bienal de Venecia 1962-2002, cat. exp., Buenos Aires, Centro Cultural Recoleta, 2002
AAVV, Antonio Berni. Obras Gráficas, Buenos Aires, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, 1999.
Glusberg, Jorge, Antonio Berni, Buenos Aires, Museo Nacional de Bellas Artes, 1997
López Anaya, Jorge, Antonio Berni, Buenos Aires, Ediciones Banco Velox, 1997.
Ravera, Rosa Maria, “Berni”, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, Serie Pintores del Siglo XX, núm. 23, 1980.
Slullitel, Isidoro, Cronología del arte en Rosario, Rosario, Editorial Biblioteca, 1968.
Squirru, Rafael, Berni (Estudio crítico-biográfico), Buenos Aires, Ediciones Dead Weight, 1975, Buenos Aires.
Troche, M. y Gassiot Talabot, G., Berni, Paris, Georges & Fall, Collection Bibli Opus, 1971.


(1) Rabossi, Cecilia, “Antonio Berni cuenta la historia de Juanito Laguna”, en Antonio Berni a 40 años del Premio de la XXXI Bienal de Venecia 1962-2002, cat. exp., Buenos Aires, Centro Cultural Recoleta, 2002, p. 11.
(2) Viñals, José, Palabra e imagen, Buenos Aires, Imagen Galería de Arte, 1976, p. 90.
(3) En “La obra gráfica de Antonio Berni, 1962-1978”, Buenos Aires, Fundación San Telmo, 1980.

 

 
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- + info:
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
subir subir
 
imprimir imprimir
 
 
| home | colección | archivo | castagnino | SAR |